CONSEJOS PARA USAR INTERNET COMO HERRAMIENTA EDUCATIVA

Imagen

PARA APRENDER NOSOTROS (DOCENTES)

  • Mantente actualizado, pero sin agobiarte por dominar todas las novedades. No te va la vida en ello
  • Mantén controlados los recursos que utilizas en Internet de forma regular. Genera accesos directos desde tus favoritos, suscríbete a las RSS, recuerda las contraseñas… configuran junto a tus contactos tu entorno personal de aprendizaje (PLE)
  • Enfócate. A veces querer aprender mucho de todo sólo ayuda a dispersarse.
  • Las 3 principales maneras que tienes de usar la Red como recurso educativo (tanto para ti como para tus alumnos ) son:
    • Recopilando y reelaborando información
    • Colaborando, comunicándote y trabajando con otras personas
    • Creando: documentos, audios, vídeos, ilustraciones… etc.

PARA QUE APRENDAN NUESTROS ALUMNOS Y ALUMNAS

  • Hasta los 6 años aproximadamente prepara actividades en las que los alumnos no tengan que participar activamente en la Red. Selecciona los contenidos por ellos y si acceden que lo hagan de forma  supervisada
  • A partir de los 7 años aproximadamente ya puedes comenzar a trabajar de forma progresiva su participación activa en la Red
  • Usa con ellos recursos que conozcas y hayas valorado personalmente. Si ellos los conocen, mejor que mejor
  • Planifica actividades en las que Internet sea tan sólo una herramienta entre otras no lo más importante de la actividad
  • Evita la sensación de encantamiento de los alumnos. Que ellos mismos valoren la utilidad de la herramienta en su justa medida
  • Intenta desarrollar su creatividad y el pensamiento crítico
  • Guíales para que no se sientan abrumados por la cantidad de información y recursos de la Red
  • Ayúdales a reflexionar acerca de los riesgos y oportunidades que ofrece internet
  • Usa tu creatividad para formular actividades interesantes y atractivas
  • Internet tiene un componente tecnológico y otro social. No te centres en mostrarles cómo se manejan técnicamente los recursos de internet, eso lo harán de forma intuitiva. Céntrate en trabajar con ellos la parte social  (como relacionarse: comunicarse, compartir, crear…)

¿Y tú? ¿aprendes con Internet?

Anuncios

El uso estratégico de la evaluación en el aprendizaje



El sistema de evaluación que empleemos con nuestros alumnos tiene un efecto directo en su manera de implicarse en nuestra asignatura. Influye en la cantidad de tiempo que le dedicará, y otorgará prioridad a unas u otras actividades en función de la misma.Este hecho es aún más pronunciado en los llamados “estudiantes estratégicos” que economizan su esfuerzo en función a la valoración de su trabajo.

No obstante lejos de ser un problema este hecho convierte a la evaluación en una herramienta poderosa para el desarrollo del aprendizaje en nuestros estudiantes o el desarrollo de su motivación hacia nuestra asignatura.

Funciones de la evaluación

Grahan Gibbs (2003) menciona algunas funciones esenciales de la evaluación que podemos resumir del siguiente modo:

  • Proporcionar tiempo y atención a los estudiantes
  • Generar una dinámica de aprendizaje apropiada
  • Proporcionar feedback a sus estudiantes acerca de su aprendizaje
  • Favorecer que los estudiantes asuman responsabilidades, cierta disciplina y compromiso
  • Discernir entre los estudiantes que cumplen los requisitos mínimos para ser considerados aptos en la asignatura de aquellos que necesitan trabajarla más
  • Recabar la información necesaria acerca del rendimientos de los estudiantes de cara a otros agentes y según unos criterios definidos
  • Tácticas para implementar nuevas estrategias evaluativas

Si precisamos modificar el comportamiento de aprendizaje de nuestros estudiantes podemos utilizar nuevas estrategias evaluativas como: variar el método de evaluación o cambiar la tarea de aprendizaje. Podemos verlas ilustradas en los siguientes ejemplos:


El caso del farmacéutico:

En un curso de farmacia los alumnos debían presentar informes de laboratorio semanalmente. Los errores no se corregían de una semana a otra a pesar de la corrección exhaustiva que precisaba al menos de 20 h semanales de trabajo por el profesor.

 

Táctica:

Se incluyó la evaluación por compañeros repartiendo la 1º semana varios informes de calidades diferentes y pidiéndoles que los corrigieran e hicieran comentarios sin dar pautas para la calificación. La siguiente semana se acordaron unos criterios de calificación y se volvieron a evaluar los informes. Este sistema se estableció como primera actividad a realizar al llegar al laboratorio y ayudó no sólo a aligerar el trabajo del profesor sino también a que los alumnos interiorizaran los criterios de calidad y los incorporaran a su trabajo.

 

El caso del filósofo de la educación:

En la asignatura de filosofía de la educación se evaluaba con un examen en el que se les pedía comparar el pensamiento y práctica de dos filósofos respecto a una situación definida. Realmente los estudiantes memorizaban las características de cada autor y las enunciaban adaptándolas al caso, pero realmente no se producía una aprendizaje profundo sino memorístico.

 

Táctica:

El modelo de examen cambió. Se mostraba un video de unos 10 minutos de un profesor dando clase y se les pedía a los estudiantes comentar lo que sucedía en la clase desde el punto de vista filosófico y aconsejar al profesor del video para su futura práctica. Una vez reformulada la prueba escrita la memorización dejó de servir a los estudiantes que comenzaron a prestarse vídeos de exámenes anteriores y a discutir en grupo acerca de lo que observaban.


Bibliografía: BROWN, Sally y GLASNER, Angela “Evaluación en la universidad. Problemas y nuevos enfoques”, 2003. Narcea

Ilustraciones: www.cuentocuentos.net/

 

Menos cursos y más aprender

yoriento-copia

Os dejo aqui mi comentario a uno de los post de Alfonso Alcántara en su blog  yoriento.  Precisamente al que se llama como esta misma entrada:

“Se le llama a tantas cosas educación… que al final se desvirtúa un poco todo. Es cierto que el aprendizaje puede generarse en mil sitios con o sin ordenador, solo o en compañía, porque afortunadamente lo que nos define es el cambio y aprendizaje continuos.

No obstante, facilitar un contenido puede provocar aprendizaje o no. El ABC, o CBT (computer based training) del que hablaba  Alberto y otros medios de autoaprendizaje se limitan a ser sistemas de acceso a información que por si mismos no garantizan la creación de aprendizaje.

Sin embargo, los sistemas que integran la interacción personal como parte esencial del proceso de aprendizaje y no solo la interacción con el contenido tienen más garantías de que de verdad se aprenda algo.

Desde mi punto de vista, con algo de experiencia en educación y tecnología, los requisitos básicos para que realmente se aprenda en un curso online son:

Que el curso tenga una intencionalidad: La educación es un acto planificado, que se estructura para la obtención de un fin: el aprendizaje. Como si se tratara de un viaje… ¿a donde esperas llegar si no sabes cual es tu destino?. Aunque parezca una solemne tonteria pedagógica… la planificación es importante, sobre todo si despues queremos valorar si realmente el curso nos sirvió y si aprendimos.


Que se adapte a la realidad de quien hace el curso: Aprendemos lo que nos interesa, lo que nos resulta útil y aquello que podemos comprender. Si no encontramos interés ni utilidad en un curso, sencillamente lo abandonaremos.. no merece la pena dedicarle tiempo.


El saber no ocupa lugar, pero requiere tiempo: las fórmulas de bueno, bonito y gratis.. de sin esfuerzo alguno y por ciencia infusa aprenderás.. no funcionan y son mentira. Solo se aprende cuando se plantean retos, cuando tienes que ponerte a pensar, a hacer y compartir.. nadie puede aprender por ti.


La tecnología es una herramienta más de aprendizaje, no un fin en si mismo: No aprenderás más en un curso online que en uno presencial ni al contrario, no depende del contexto, depende de tu motivación, tu trabajo, la guia del tutor, la relación con otros compañeros…”