Dianas y manteles.Reflexiones finales sobre TAC-TAC

Hoy ha tenido lugar la última asamblea del curso, las dos semanas que nos quedas las dedicaremos a las exposiciones individuales.

Esta última asamblea ha servido para que los alumnos valoren la asignatura en profundidad. Todos y cada uno han aportado sus ideas acerca de lo mejor y lo peor de la metodología de trabajo, el sistema de evaluación y su sensación de aprendizaje. Además han realizado propuestas de mejora.

La actividad que ellos mismos decidieron emplear en la asamblea anterior se denomino ” dianas y manteles”. Para cada aspecto a evaluar se ha dibujado una diana en la que cada alumno colocaba dos postit, en el centro lo que más les ha gustado y alejado del centro lo que menos.

Los aspectos que peor acogida han tenido han sido:

  • No se profundiza en los contenidos. En este caso creo que debí dejar claro de antemano que esta asignatura da un repaso a todos los recursos que pueden usarse en la docencia pero que no se profundiza concretamente en ninguno de ellos. Debería haber ajustado mejor las expectativas de los alumnos o permitir que profundizaran en el uso de alguno de los recursos.
  • Echan de menos que les explique los contenidos al menos al inicio de cada bloque de contenidos. Aunque en la guía de aprendizaje de cada bloque de contenidos se realiza una presentación inicial echan de menos  una más personas por mi parte. La verdad es que en más de una ocasión se nota el anclaje a las metodologías didácticas tradicionales a las que están habituados y reclaman que yo sea más directiva. Al ser futuros docentes les digo esto mismo para que puedan reflexionar sobre ello.
  • Se sientren sobrecargados por autoevaluarse constantemente, quieren que yo evaúe tambien para que la evaluación sea más “objetiva”. Aunque si les gusta autoevaluarse, creen que debe haber cierto equilibrio entre la autoevaluación y evaluación del profesor. Yo me he limitado a revisar sus autoevaluaciones y recomendar modificaciones o mejoras en las actividades pero reclaman que tome más partido en la evaluación. A pesar de que los criterios se establecen conjuntamente y la evaluación no debe ser subjetiva siguen reclamando ser evaluados por el profesor.

En cuanto a los aspectos mejor valorados, han sido:

  • La libertad y flexibilidad para organizarse y trabajar de forma autónoma. Les ha ayudado no tener plazos de entrega rígidos para poder organizarse aunque no todos han sabido cumplir con sus planificaciones ni trabajar de forma constante.
  • Conocer muchos recursos tecnológicos muy diversos. La asignatura les ha servido para quitarse el miedo, trastear, experimentar y ese era uno de mis principales objetivos
  • Las asambleas y la posibilidad que ofrecen para debatir y establecer pautas de evaluación entre todos. Sin duda han sido de lo mejor de la asignatura. Se han implicado a fondo y han cuestionado aspectos tan importantes como la evaluación.

Por todo esto, las mejoras que me planteo introducir de cara al próximo son las siguientes:

  • Revisar las guías de aprendizaje (GA) reduciendo el mnúmero de actividades pero definiéndolas para que se permita profundizar o integrar los conocimientos mejor
  • Grabar presentaciónes en vídeo de cada uno de los bloques resaltando lo más relevante de cada uno y hacer una breve presentación cada vez que un alumno inicie un bloque nuevo.
  • Participar en la evaluación del trabajo constante ponderando la calificación final entre la de los alumnos y la mia. Quizá podría hacer lo mismo con el blog también
  • Dar feedback personal una vez al mes no solo a mitad de la asignatura y utilizar algun recurso que permita ver el avance personas de forma visual.
  • Incorporar en el aula algunos mensajes relevantes que sirvan para que interioricen mejor la metodología y asuman su responsabilidad como “Si aprendes o no es tu responsabilidad, la mía es servirte de apoyo”

Por lo demás, volvería a replicar la experiencia con el mismo sistema de trabajo, la asambleas, la toma de decisiones… etc incluso en otras asignaturas, aunque eso requerirá una reflexión en calma para valorar cómo hacerlo.

El curso que viene será mejor, sin duda, espero poder seguir expandiendo más asignaturas.

Grcais por seguir y compartir esta experiencia.

Si alguien la replica o aplica alguno de sus principios agradecería que comparta conmigo sus experiencias y reflexiones

Gracias!

El uso estratégico de la evaluación en el aprendizaje



El sistema de evaluación que empleemos con nuestros alumnos tiene un efecto directo en su manera de implicarse en nuestra asignatura. Influye en la cantidad de tiempo que le dedicará, y otorgará prioridad a unas u otras actividades en función de la misma.Este hecho es aún más pronunciado en los llamados “estudiantes estratégicos” que economizan su esfuerzo en función a la valoración de su trabajo.

No obstante lejos de ser un problema este hecho convierte a la evaluación en una herramienta poderosa para el desarrollo del aprendizaje en nuestros estudiantes o el desarrollo de su motivación hacia nuestra asignatura.

Funciones de la evaluación

Grahan Gibbs (2003) menciona algunas funciones esenciales de la evaluación que podemos resumir del siguiente modo:

  • Proporcionar tiempo y atención a los estudiantes
  • Generar una dinámica de aprendizaje apropiada
  • Proporcionar feedback a sus estudiantes acerca de su aprendizaje
  • Favorecer que los estudiantes asuman responsabilidades, cierta disciplina y compromiso
  • Discernir entre los estudiantes que cumplen los requisitos mínimos para ser considerados aptos en la asignatura de aquellos que necesitan trabajarla más
  • Recabar la información necesaria acerca del rendimientos de los estudiantes de cara a otros agentes y según unos criterios definidos
  • Tácticas para implementar nuevas estrategias evaluativas

Si precisamos modificar el comportamiento de aprendizaje de nuestros estudiantes podemos utilizar nuevas estrategias evaluativas como: variar el método de evaluación o cambiar la tarea de aprendizaje. Podemos verlas ilustradas en los siguientes ejemplos:


El caso del farmacéutico:

En un curso de farmacia los alumnos debían presentar informes de laboratorio semanalmente. Los errores no se corregían de una semana a otra a pesar de la corrección exhaustiva que precisaba al menos de 20 h semanales de trabajo por el profesor.

 

Táctica:

Se incluyó la evaluación por compañeros repartiendo la 1º semana varios informes de calidades diferentes y pidiéndoles que los corrigieran e hicieran comentarios sin dar pautas para la calificación. La siguiente semana se acordaron unos criterios de calificación y se volvieron a evaluar los informes. Este sistema se estableció como primera actividad a realizar al llegar al laboratorio y ayudó no sólo a aligerar el trabajo del profesor sino también a que los alumnos interiorizaran los criterios de calidad y los incorporaran a su trabajo.

 

El caso del filósofo de la educación:

En la asignatura de filosofía de la educación se evaluaba con un examen en el que se les pedía comparar el pensamiento y práctica de dos filósofos respecto a una situación definida. Realmente los estudiantes memorizaban las características de cada autor y las enunciaban adaptándolas al caso, pero realmente no se producía una aprendizaje profundo sino memorístico.

 

Táctica:

El modelo de examen cambió. Se mostraba un video de unos 10 minutos de un profesor dando clase y se les pedía a los estudiantes comentar lo que sucedía en la clase desde el punto de vista filosófico y aconsejar al profesor del video para su futura práctica. Una vez reformulada la prueba escrita la memorización dejó de servir a los estudiantes que comenzaron a prestarse vídeos de exámenes anteriores y a discutir en grupo acerca de lo que observaban.


Bibliografía: BROWN, Sally y GLASNER, Angela “Evaluación en la universidad. Problemas y nuevos enfoques”, 2003. Narcea

Ilustraciones: www.cuentocuentos.net/